Papá, Mamá…entérate ya: no soy un mini-adulto. Campaña #PonteEnMiLugar

ponte-en-mi-lugar-papaenapuros

Todos los padres tenemos a nuestros hijos como absoluta prioridad. Solo queremos una cosa para ellos: lo mejor.

Sin embargo, si hay algo que nos caracterice como seres humanos, es por ser uno de los pocos animales que tropiezan en la misma piedra. Y, también, por nuestra (habitualmente) falta de autocrítica.

Simplemente por el hecho de pensar que estamos intentando hacer las cosas bien, no significa que de hecho lo estemos haciendo.

¿Y en tu caso, crees que lo estás haciendo todo bien como padre/madre? Personalmente, tiendo a pensar que si mi intención es hacer lo mejor por mis hijos, es que lo estoy haciendo bien.

Reflexiona un minuto…

¿Ya has Reflexionado? Ahora Echa un Vistazo a este Vídeo

Hace poco que he conocido a EDUCO. Se trata de una ONG que tiene por objetivo la defensa y protección de los derechos de los niños. Lo hacen a través del apadrinamiento y de becas.

Resulta que EDUCO ha lanzado recientemente la campaña #PonteEnMiLugar. Su objetivo, concienciarnos de la importancia de escuchar la “voz” de los pequeños, tener en cuenta su opinión y dejarles que participen en las decisiones que les afectan directamente.

Hasta ahí, todo bien.

Me considero una persona bastante tolerante, y siempre intento escuchar a mis hijos y tener en cuenta sus opiniones (teniendo en cuenta que todavía son niños pequeños, de 3 y 6 años).

Después vi este vídeo… y no pensaba que me vería reflejado tan claramente en alguna de las escenas.

Échale un vistazo y luego seguimos.

Papá/Mamá: Momento de hacer Autocrítica

El vídeo muestra 5 situaciones comunes entre padres e hijos, con los roles intercambiados. Los padres hacen de niños, y los niños de padres.

¿Te has visto reflejad@ en alguna de las escenas del vídeo?

Nunca lo habría dicho, pero el vídeo tiene 5 escenas… y yo me he visto reflejado en 3 de ellas! No de una forma tan agresiva como en algunos casos, pero sí que me he visto reflejado.

LA ESCENA DEL PIPÍ

¿Cuántas veces has comentado algo que pudiera herir los sentimientos de tus peques delante de terceros? Ya sean los abuelos, tíos, amigos…

Aunque sea con la mejor intención, la de hacer que tu hij@ ponga algo más de su parte.

Dejar el pañal, como en el ejemplo del vídeo, es un paso importante en la vida de un niño. A las niñas parece que les cuesta menos, a los niños más. Cada uno lleva su ritmo, y no conozco ningún adulto que lleve pañal.

¿Entonces por qué machacar al pequeño con lo mismo?

Antes o después finalizará esa etapa. Cada niño es un mundo, y cada uno va a un ritmo distinto. Lo fácil es compararlos y avergonzarles: “tu hermano dejó el pañal con 4 años… y mira tú con 6“. Por poner un ejemplo.

LA ESCENA DE LA CENA CON AMIGOS

Esta escena es un auténtico clásico, y la que más he visto repetirse en terceras personas.

Los hijos requieren de mucha energía y atención por nuestra parte. Es lógico que, cuando veamos un pequeño hueco, intentemos tomarnos un respiro.

Las cenas con amigos, reuniones familiares u otro tipo de eventos, son perfectos para volver al mundo de los adultos y tener conversaciones sobre temas más mundanos.

La próxima vez que mis hijos me interrumpan en una conversación con adultos, me acordaré de este vídeo y espero solventar mejor la situación.

LA ESCENA DEL PARTIDO DE FÚTBITO

Puff, otro clásico. El padre o la madre que grita a su hij@ en el fútbol, o en cualquier otro deporte o actividad extraescolar.

Yo no grito de la manera agresiva mostrada en el vídeo, pero sí que me veo realizando indicaciones o correcciones en cuanto se me presenta la oportunidad. ¿Para qué estará el entrenador?

La intención es buena, es que lo haga mejor“… diremos la mayoría. Yo incluido.

Y sí, nuestra intención puede ser buena, pero también puede que acabemos haciendo que nuestro hij@ acabe aborreciendo algo que antes hacía encantad@.

Asumámoslo de una vez. No todos los niños que juegan al fútbol van a ser Ronaldo o Messi. Algunos simplemente querrán jugar porque es divertido, porque juegan con amigos.

Y serán terriblemente malos haciéndolo, pero terriblemente felices.

Yo hice deporte de competición cuando era un chaval, y vi a padres abochornando sin piedad a sus hijos porque no habían ganado o lo habían hecho mal. Pobres.

No Prentendas que Tus Hijos sean Como Tú

El lema de la campaña de EDUCO es “Los niños no somos mini adultos con mini derechos”. Me parece realmente acertado.

Pese a mis buenas intenciones, tras revisar el vídeo de la campaña me ha hecho pensar en algo que tenía muy claro antes de tener hijos: nunca pretenderé que mis hijos sean como yo.

Pero, después, te ves haciendo todo lo contrario:

  • Intentando que haga los mismos deportes que hacías tú, aunque te haya dicho 20 veces que el fútbol no le gusta.
  • Intentando que tenga su mesa tan ordenada como la tuya.
  • Intentando que tenga tus mismos gustos musicales o le guste la misma ropa de vestir.
  • Intentando que se comporte como tú en la comida.
  • ….

En definitiva, que se comporte como un pequeño adulto.

Pues no.

Asúmelo, los niños no son mini-adultos y tampoco son como tú. Son como son… afortunadamente.

¿Y tú, te has visto reflejad@ en el vídeo? No olvides dejar tu comentario y compartir el artículo en tu Red Social preferida.

Y si conoces a un padre/madre envíale este artículo para se ponga en su lugar… #PonteEnMiLugar. Y no te olvides de visitar la web de EDUCO (www.educo.org) y su campaña. Haz click en el siguiente enlace.

loading...

Speak Your Mind

*