Viajar durante el embarazo

Hay algo que a todo el mundo le gusta hacer, y más en las fechas en las que nos encontramos. Se trata de viajar. Pero, ¿es recomendable que una embarazada viaje?

La respuesta a esta pregunta no es tan directa como cabría imaginar, pues evidentemente no es lo mismo planteárselo cuando se está embarazada de 2 meses que cuando se está de 8. Y tampoco es lo mismo ir en bicicleta o ir en avión.

Meses de embarazo

Viajar supone siempre un esfuerzo extra que tiene que realizar nuestro cuerpo. Por tanto, cuanto más avanzado esté el embarazo menos recomendable será realizar viajes que conlleven esfuerzos importantes.

Estos esfuerzos no siempre están relacionados con la distancia a recorrer. Por ejemplo, un trayecto de media hora de pie en un autobús lleno de gente por una carretera muy bacheada, puede ser un auténtico infierno comparado con un viaje de 5 horas en un avión. Por tanto, a la distancia siempre habrá que mirarla desde el prisma del medio de locomoción que vamos a utilizar.

La recomendación general es intentar evitar desplazamientos importantes en el último trimestre del embarazo. Si es necesario hacerlo, deberíamos consultar a nuestro médico para que él nos aconseje el hacerlo o no. Los grandes esfuerzos muchas veces son la causa de partos prematuros.

En cuanto al resto del embarazo, cuanto más descansada esté la embarazada mejor que mejor. Poderse viajar se puede, pero hay que evitar desplazamientos innecesarios.

Medios de locomoción

En la actualidad tenemos muchas opciones a la hora de realizar un viaje: el coche (causa de interminables atascos en período estival), el autobús (buena opción en grandes ciudades y trayectos medianos), el tren (antes en desuso pero ahora revitalizado con la llegada del AVE) y el avión (sobre todo para distancias largas).

Viajes en el embarazoTampoco tenemos que olvidar a los románticos (o pragmáticos o concienciados con el medio ambiente) que se mueven en bicicleta por las ciudades. En este caso, aunque inicialmente no haya ningún problema, con el aumento del tamaño de la tripa las caídas pueden poner en peligro la salud del feto. Tampoco tenemos que olvidar el esfuerzo que se hace al pedalear. No se recomiendan a partir del 4º mes. En este mismo caso tenemos a los moteros.

Tenemos el autobús. Es un medio preferible para trayectos urbanos, cortos, siempre que la embarazada pueda ir sentada y se intenten evitar horas punta en las que hay un exceso de gente. Puede parecer obvio, pero lo cierto es que en muchas ocasiones yendo con mi mujer en el autobús nadie se ha dignado a ceder su asiento al ver una mujer embarazada. Para pensar…

También está el tren. Cada vez son más cómodos y tienen la ventaja de que te puedes levantar para dar un paseo o hacer pequeños ejercicios que reactiven la circulación. También se aconsejan para viajes largos, puesto que se puede elegir un coche-cama y dormir plácidamente durante el viaje. Con la llegada del AVE, se ha convertido en una seria opción para las medias-largas distancias.

El coche es realmente el más utilizado, aunque hay que hacerlo con precaución. En viajes largos, si ya se aconseja parar cada 2 horas o 200km, cuando se viaja con una embarazada no hay excusa posible. Y cuando se llega al destino, lo único que debe hacer la embarazada es guardar reposo y descansar. De las maletas y las compras puede encargarse perfectamente la pareja.

Tampoco se recomiendan los viajes de media distancia en fin de semana, pues suponen un esfuerzo y cansancio añadidos y concentrados en poco tiempo. Como ya he comentado anteriormente, los esfuerzos son causa de partos prematuros.

Por último, tenemos el avión. Pese a lo que se pueda creer, viajar en avión no suponen ningún peligro. Sin embargo, a partir del 8º mes las líneas aéreas no suelen dejar viajar embarazadas por el riesgo de producirse un parto en pleno vuelo. Si hay que viajar, podrían pedirnos una recomendación del médico que indique que podemos hacerlo sin problema. Cuando se viaja en avión, es recomendable descalzarse, hacer ejercicios para la hinchazón de las piernas, darse paseos. Al llegar al destino, el mismo consejo que para viajes en coche. Reposo!!!

Resumiendo, para viajes largos, se recomienda (por este orden) hacerlo en avión, tren o coche.

Feliz viaje…

Deja tu comentario

*

Comentarios de los Lectores

(3 comentarios hasta la fecha)
  1. Al tener 8 meses deseo viajar a mi ciudad natal puesto a que quiero que mi bebe nazca allá pero son casi 16 horas para llegar en bus y en avión 1y 20 que me recomiendas

    • Hola Cynthia,

      Yo un viaje de 16 horas por carretera, con 8 meses de embarazo no te lo recomendaría. El viaje en avión, en principio, no tiene más problemas. Tendrías que asegurarte de que la aerolínea te deja viajar con esos meses de embarazo, pues no todas lo hacen.

      De cualquier forma, yo iría al médico de cabecera o ginecólogo (mejor todavía) y le preguntaría personalmente. Nadie mejor que un profesional de la salud que conozca tu caso para asesorarte.

      Un saludo y enhorabuena,
      Daniel.