508,5 euros en Vacunas: ¿es esto sanidad pública?

Tal cual lo estáis leyendo. 508,5 euros es la bonita cifra que nos hemos gastado en vacunas a la primera de cambio. ¡¡¡Estoy indignado!!!

En el post sobre vacunas y calendario de hace un par de semanas hablaba sobre las numerosas vacunas que hay que suministrar a nuestros hijos, pero no comenté el desembolso económico que suponen.

Aquellos que todavía «están embarazados» tendrán los ojos como platos. Otros no se lo creerán. Este es el desglose:

  • Vacuna Prevenar: 4 dosis a 75 euros = 300 euros
  • Vacuna para el Rotavirus: 3 dosis a 69,50 euros = 208,50 euros

Esto quiere decir que el resto de vacunas están subvencionadas por el estado. Ahora bien, ¿por qué no están incluidas también estas? Yo soy un defensor de la sanidad pública, un gran activo en España, y para algo cotizamos todos los meses una cantidad nada desdeñable. Entonces, ¿por qué tengo la sensación de estar en una clínica privada que me cobra hasta por respirar?

Vacunas opcionales: ¿salud opcional?

Uno de los argumentos esgrimidos es que dichas vacunas no son necesarias u obligatorias. ¿Entonces por qué se recomiendan? Por ejemplo, el rotavirus. Ya comenté en otro post que el rotavirus es la principal causa de la gastroenteritis, y que ésta podría deshidratar a un bebé poniéndolo, incluso, en peligro. Entonces, vas y le preguntas al pediatra: «¿Y tú la recomiendas?». Entonces te mira con cara de cordero degollado, como diciéndote: «tú mismo».

Pero claro, sabiendo todo esto…¿cómo vas a arriesgarte a que, por pequeña que sea la probabilidad, tu hijo pille el rotavirus y tengas un disgusto? Y todo por unos míseros euros. ¿Soy tan ruin que antepongo el dinero a la salud de mi hijo? Con estos argumentos, vas y se la pones. Y eso que todo el mundo piensa que la probabilidad es muy baja, pero resulta que las cosas pasan aunque pensemos que nunca nos van a tocar.

Y es con este sentimiento de culpabilidad con el que las farmacéuticas hacen el agosto y los ciudadanos de a pie nos dejamos los euros una y otra vez. Y todo el mundo pasa por el aro, por lo que todavía se entiende menos la situación. Oiga, que no estamos hablando de vacunarnos contra el dengue, pues en España la probabilidad de contraerlo es ínfima. Por eso, si uno viaja a algún país tropical, va y se vacuna por su cuenta y riesgo. Pero uno lo busca, no se lo imponen.

Dar para quitar

Lo que más me molesta, es que todo esto podría evitarse. Si resulta que el gasto asciende a 500 euros por hijo, y resulta que ahora se ha aprobado la ayuda por nacimiento de 2500 euros, ¿por qué no nos dan 2000 y nos subvencionan todas las vacunas?

Al final, el resultado neto es el mismo, pero para mí hay una gran diferencia de fondo. Lo que yo propongo es dar menos ayudas y tener un mayor gasto público, lo cual no son medidas «muy populares» y menos cuando estamos con elecciones a la vuelta de la esquina. Lo que los políticos proponen es dar más (que siempre queda bien) y no hablar de lo que luego hay que devolver. Sin embargo, la sensación que a uno le queda es que estamos continuamente apretándonos el cinturón.

Por último, comentaros que también a la salud afecta la tendencia española de nacionalizarlo todo. O lo que es lo mismo, cada comunidad autónoma toma sus propias medidas por lo que algunas de estas vacunas sí están subvencionadas en otras regiones. Será que la salud también es «comunitaria«, que algunos tienen más derecho que otros a estar sanos…o por lo menos a no rascarse el bolsillo para estarlo.

Post relacionados:

Los comentarios están cerrados.