Bultos en el pecho durante la lactancia: un simple truco para eliminarlos

Bultos en el pecho durante la lactancia: un simple truco para eliminarlos

Una de las cosas más hermosas del mundo es ver a una madre amamantando a su hijo. La forma en la que el bebé mira fijamente a su madre mientras se alimenta es, simplemente, hipnotizante.

Y, sin embargo, algo tan bello como la lactancia materna puede convertirse en una auténtica tortura para la mujer por la formación de bultos en los senos. Éstos pueden llegar a causar un dolor ciertamente intenso.

En ocasiones, notarás cómo el pecho comienza a hincharse y se endurece en ciertas zonas. El resultado es la formación de bultos debido a la acumulación de leche.

Aunque, en principio, la formación de estos bultos no reviste mayor importancia (si son tratados a tiempo), tienes que prestarles suficiente atención. Podrían desembocar en algo más serio como una mastitis (infección inflamatoria del pecho).

La formación de bultos en el pecho puede llegar a ser bastante dolorosa y hacer de la lactancia un auténtico suplicio para ti.

En este artículo aprenderás por qué se producen estos bultos en los pechos y un sencillísimo truco para eliminarlos completamente.

¿Por qué se forman bultos durante la lactancia? ¿Cuáles son las causas?

Para poder evitarlos, lo primero es entender el motivo por el que se pueden formar bultos en los senos durante los meses de lactancia materna.

En este sentido, son diversas las causas que pueden desembocar en la formación de bultos. Y son muy fáciles de comprender si piensas en su naturaleza: la acumulación de leche.

La leche se origina en los pechos en las llamadas células alveolares y se transporta por los llamados conductos lácteos. Si la leche termina por acumularse en estos conductos, se acaban produciendo los bultos. Así de sencillo.

Por ello, las razones más comunes para la aparición de bultos durante la lactancia son estas:

  • El bebé está agarrando mal, con una succión poco eficaz. Es decir, si el bebé no es capaz de succionar toda la leche que se está produciendo, vaciando el pecho, ésta acabará acumulándose. Hay veces que los bebés (muy común en los bebés prematuros) tienen poca fuerza y les cuesta succionar.
  • Reducir la frecuencia de las tomas o aumentar el tiempo entre ellas: si cada vez son menores las tomas o pasa más tiempo entre ellas, el pecho continuará produciendo leche y se terminará acumulando.
  • La presión del dedo de la madre sobre el pecho para dejar aire al bebé mientras mama. Este es un gesto muy habitual entre las madres, agarrarse el pecho presionándolo con los dedos. Y, sin embargo, es un gesto que puede terminar por obstruir los conductos lácteos y favoreciendo la aparición de los bultos.
  • No vaciar completamente los pechos. Hay que intentar que el bebé vacíe el pecho por completo en cada toma.
  • Vestir ropa o sostenes demasiado ajustados: al igual que el comentario anterior sobre la presión de los dedos, la presión ejercida por un sostén demasiado ajustado podría bloquear los conductos lácteos.
  • Posturas al dormir: ciertas posturas pueden ejercer demasiada presión en los pechos y bloquear los conductos lácteos. Hay que evitar posturas en las que se presionen los pechos en exceso.
  • Y, por último, un simple exceso de leche. No todas las madres producen la misma cantidad de leche. Algunas producen tal cantidad que el bebé no será capaz de vaciar los senos en sus tomas. En estos casos, sería conveniente extraer el exceso con un sacaleches.

Consejos para evitar la formación de bultos

Ahora que se tiene claro el origen de los bultos, es lógico que todas las soluciones a la formación de estos incómodas acumulaciones de leche pasen por favorecer el drenaje de la leche a través de los conductos lácteos. Es decir, evitar que la leche se obstruya en su camino de salida.

Algunos consejos que puedes seguir para evitar la formación de bultos:

  • El orden importa, alimenta al bebé con el pecho afectado primero. El objetivo es que el bebé se comience a alimentar del pecho en el que tienes los bultos. Puesto que el bebé tendrá más hambre, será más fácil que lo vacíe. Si tienes tendencia a que se formen bultos en un pecho en concreto, empieza la toma por ese.
  • Controla la posición del bebé. Asegúrate que agarra el pezón por completo y gran parte de la areola. También favorecerás el drenaje de la leche si cambias de posición con frecuencia. Por ejemplo: puedes comenzar la toma recostada, o de lado, continuar acunando al bebé, o en posición de rugby, etc. Al cambiar de posición al bebé, éste cambiará la forma en la que agarra el pezón y succiona de él, favoreciendo que no se obstruya la leche.
  • Masajea el pecho durante las tomas. El masaje debe ser suave, con movimientos circulares y oprimiendo suavemente la zona obstruida, sin hacerte daño.
  • Puedes aplicar paños calientes (o similar) a la zona afectada.

Un truco para eliminar por completo los bultos de la lactancia en el pecho

Si con estos consejos no consigues evitar la formación de los bultos, a continuación vas a aprender un sencillísimo truco que terminará con ellos para siempre.

Se trata de utilizar una bolsa de agua caliente y aplicar suaves masajes sobre el pecho. En las fotos siguientes puedes ver la forma en la que aplicarlo:

  1. Coge una bolsa de congelación de leche. No es que tengan ninguna característica especial. Simplemente, son bolsas que tienen un cierre hermético que impide que se salga el líquido. El objetivo es, simplemente, que no se derrame el líquido.
  2. Llena la bolsa con agua caliente. No tiene que estar demasiado caliente, lo justo para que haga su efecto pero no tanto como para que te quemes la piel. Tienes que aguantar con la bolsa sin hacerte daño.
  3. Cierra la bolsa y aplícala sobre el pecho.
  4. Durante la toma, masajea el pecho con la bolsa en movimientos suaves circulares.
Un truco para eliminar por completo los bultos de la lactancia en el pecho

El método es de lo más efectivo. Si sufres de bultos en el pecho, no dudes en probarlo.

Y si has utilizado otro método que te haya funcionado, por favor compártelo con los demás lectores dejando tu comentario. Seguro que alguien te lo agradecerá ;-)

Ah, y no olvides compartir el artículo en tus redes sociales si te ha gustado el contenido. Se agradece :)

Preguntas frecuentes

¿Por qué se forman bultos durante la lactancia?

La leche materna se origina en los pechos en las llamadas células alveolares y se transporta por los llamados conductos lácteos
Si la leche termina por acumularse en estos conductos, se acaban produciendo los bultos. Así de sencillo.

¿Cuáles son las razones más comunes por las que se forman bultos en el pecho durante la lactancia?

Todos están relacionados con la acumulación de leche en los conductos lácteos.
Las razones más comunes son que el bebé agarre mal, que se reduzca la frecuencia de las tomas, que se presione el pecho con los dedos, que no se esté vaciando el pecho en las tomas, vestir ropa o sostenes demasiado ajustados, posturas al dormir o, simplemente, un exceso de producción de leche.

¿Se puede evitar la formación de estos molestos bultos?

Sí, para ello hay que favorecer el flujo o drenaje de la leche a través de los conductos lácteos. Es decir, evitar que la leche se obstruya.

¿Puedes darme algunos consejos para evitarlos?

Alimenta al bebé con el pecho afectado primero, controla la posición del bebé, masajea el pecho durante las tomas y también puedes aplicar paños calientes a la zona afectada.

¿Hay algún truco que acabe con los bultos para siempre?

Sí, hay uno muy sencillo y muy efectivo. Se trata de utilizar una bolsa de agua caliente y aplicar suaves masajes sobre el pecho. En las fotos del artículo puedes ver los pasos a seguir.

Los comentarios están cerrados.