El bebé de un mes – Su desarrollo mes a mes

El bebé de un mesEl primer mes de vida de un hijo es algo realmente increíble, más aún en el caso de padres primerizos. Es un mes lleno de sorpresas…unas buenas y otras menos buenas. La llegada del bebé al hogar es, sin duda, un evento con mayúsculas.

Es un mes en el que, si no se tiene experiencia previa, se tendrá que aprender todo acerca de los bebés. La curva de aprendizaje es, sencillamente, espectacular.

Pasado el primer mes, hasta el más reticente de los papás se habrá convertido en un verdadero experto en pañales, cremitas, ropitas… Diversión asegurada!!!

Sin embargo, hasta que los padres dominan la situación por completo y se adaptan al cambio, toca sufrir un poquito. «¿Por qué llora el bebé? ¿Tendrá calor? ¿Frío? Seguro que son gases. ¿O no? ¿Está comiendo todo lo que necesita? Será hambre, entonces…»

Los mejores consejos que se pueden recibir en este primer mes son, por un lado, intentar no agobiarse en exceso y, por otro, que el papá se involucre todo lo que pueda en el cuidado del recién nacido. El tiempo pasará realmente rápido y hay que aprovecharlo al máximo. Todos los días parecen iguales, pero son diferentes. La cara del bebé parece cambiar de un día para otro.

Operativa diaria

  • Para la alimentación del bebé, si la madre puede, lo mejor es dar el pecho y hacerlo «a demanda» (cada vez que el bebé pida). La producción de leche se auto-regulará y se estabilizará al alcanzar un ritmo de, aproximadamente, una toma cada 3 horas. Al mamar, la boca del bebé debe abarcar el pezón y la areola y su tripita debe estar pegada a la de la madre. Una buena postura permitirá una buena alimentación del bebé y, muy importante, evitará la aparición de dolorosas grietas en los pezones o bultos en el pecho. Con una mala postura, los pechos dolerán y el recién nacido no se alimentará adecuadamente.
  • No deben prescribirse biberones al bebé sin la indicación del pediatra. Para ello, en las revisiones periódicas se comprobará si el bebé gana peso adecuadamente o necesita un suplemento de biberón. Si se cree que el bebé pasa hambre y no gana peso, debe acudirse al pediatra.
  • El bebé debe mantenerse en una habitación sin cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire.
  • No debe fumarse en el hogar, y menos en la habitación del bebé o en su presencia, y debe evitarse exponer al bebé a personas con enfermedades o infecciones contagiosas. Su sistema inmunológico todavía no está suficientemente fortalecido.
  • El paseo será diario, pero a partir de los 10-15 días, y siempre buscando buenas temperaturas: a primera o última hora en verano, y a medio día en inverno. No exponer al bebé al sol directo.
  • Limpieza del cordón umbilical: untar generosamente un bastoncillo en alcohol de 70º y aplicarlo con suaves toques sobre el cordón. Enrollar una gasa estéril en el cordón, cambiándola en cada cambio de pañal (o al menos 2-3 veces/día). También puede utilizarse una venda o malla elástica para sujetar la gasa. Este procedimiento hay que repetirlo hasta que cicatrice la herida por completo, incluso una vez que el cordón ha caído.
  • Aunque dependerá de cada caso, el cordón umbilical se caerá aproximadamente a los 10-15 días del parto.
  • Baño diario con jabón neutro. La herida del cordón puede mojarse sin ningún tipo de problema. Para bañar al bebé, sujetarlo con firmeza apoyando su cuello en vuestra muñeca y agarrando su brazo a la altura de la axila. La temperatura del baño, los primeros días sobre 36-37º. Después, ir bajando poco a poco hasta los 32-34º. Además, el baño inicialmente debe ser muy corto para evitar que el bebé se enfríe. Poco a poco, puede aumentarse su duración hasta los 5 minutos.
  • Cambiar al bebé con frecuencia (cada toma) para que esté limpio, y no abusar de cremas si no son necesarias. Secar bien los pliegues para evitar las irritaciones.
  • No echar colonias o alcohol directamente en la piel del bebé.
  • Cortar las uñas de pies y manos con frecuencia (a partir de los 15 días de vida), utilizando una tijera de puntas redondeadas
  • No introducir bastoncillos en los oídos.
  • La ropa del bebé debe lavarse con jabones neutros, sin lejías ni suavizantes. No debe mezclarse con la ropa de los adultos.

Qué esperar del bebé de 1 mes

  • En el primer mes de vida, tampoco se puede demasiado de los recién nacidos. Su rutina diaria consiste, básicamente, en comer y dormir.
  • El llanto del bebé, su única forma de comunicación, puede llegar a ser desconcertante. Con el paso de los días, los padres comenzarán a distinguir ciertos matices en el llanto. Estos matices les permitirán identificar el motivo del llanto (hambre, gases, sueño, etc.)
  • La vista y el oído son sentidos inmaduros todavía. Hacia el final del primer mes comenzará a reconocer la voz de los padres y a fijar ligeramente la vista en la persona que le sostiene en brazos.
  • Ganará un peso de unos 175 gr/semana. Para seguir su peso, puede pesarse al bebé semanalmente en la misma báscula, con la misma ropa y a la misma hora o esperar a las revisiones en el pediatra.

Al finalizar el primer mes, un bebé (en el percentil 50), pesará 4,5 Kg y medirá 54 cm.

Más información:

Los comentarios están cerrados.