El primer día en casa: bienvenido a tu nueva vida!!!

El primer día en casaEl artículo de hoy hace referencia, sin duda, a uno de los momentos más importantes en la vida de cualquier persona. El momento en el que vuelves del hospital con el nuevo miembro de tu familia: con tu hijo. Es un momento realmente emocionante, aunque también puede ser aterrador por la responsabilidad que se te viene encima. Evidentemente, esta sensación es más intensa con el primer hijo.

Cuando llegas a casa no eres muy consciente todavía, pero notas que algo ha cambiado…para siempre!!! Entras en casa, conduces el cochecito de tu hijo hacia la sala de estar, lo aparcas y te preguntas:

Y ahora qué??

En mi caso cogimos al pequeño Gabriel, lo pusimos encima de la cama y le hicimos unas fotos para inmortalizar el momento. Pero después, la pregunta fue la misma. ¿Y ahora qué? Tu vida anterior ha pasado a la historia. El salir de copas por la noche, de tapas el domingo por la mañana, etc. se ha acabado (al menos se ha aparcado durante una temporada), y es ahora cuando empiezas a ser realmente consciente de ello.

Durante un par de horas te encuentras algo desubicado. Miras a tu hijo, pero éste no responde a los estímulos exteriores. Entonces, ¿qué hago con esto? A menudo, suelo describir esta sensación con el título de la película “De repente, un extraño”.

Sin embargo, esta sensación desaparecerá tan rápido que no te acordarás de ella hasta que te detengas a pensarlo o se te ocurra publicar una web relacionada con el mundo de la puericultura, como en mi caso.

El cuidado del bebé: una rutina realmente absorvente

La rutina que lleva asociada un bebé es tan absorbente que enseguida se come, literalmente, todo tu tiempo y concentra todos tus pensamientos. Dar el pecho, cambiar el pañal, vestirle, desvestirle, sacar los gases, dormir, llorar, paseo… Y vuelta a empezar. Una y otra vez, una y otra vez. Una rutina de poco más de una hora, que se repite 8 veces al día. Al principio la falta de experiencia es palpable, pero rápidamente recibes un curso tan acelerado y tan intenso que en dos días eres un experto con el biberón y el pañal.

Pasado el día crees tenerlo todo controlado, pero llega uno de los momentos más temidos. La primera noche!!! Son tantas cosas las que ocurren esa primera noche que merece la pena dedicar un artículo completo solo para comentarlas.

Si tienes hijos es probable que estés sonriendo con cara de alivio acordándote de tu primer día. Si estás esperándolos, es posible que la cara de susto todavía te dure unos minutos. Cuéntanos como fue tu primer día o cómo esperas que sea, deja tu comentario.

Post relacionados:

Los comentarios están cerrados.