Mastitis

embarazo-AZ

La RAE define mastitis como inflamación de la mama. Normalmente la mastitis se asocia con infección y, sin embargo, es una inflamación que puede acompañarse o no de infección.

Suele presentarse con frecuencia entre la segunda y tercera semanas después del parto, y es raro que ocurra después del primer trimestre.

Las causas principales de la mastitis son, en primer lugar, la acumulación de leche en los conductos lácteos (estasis de leche) y, en segundo lugar, la infección. Por otra parte la infección, cuando ocurre, suele estar propiciada por el estancamiento de la leche que proporciona un medio ideal de cultivo para las bacterias. Pese a todo, y como comentaba al principio del post, suele asociarse mastitis con infección. Esta creencia se encuentra extendida, incluso, entre el personal médico.

El estancamiento o estasis de leche suele producirse por una ineficaz succión del bebé, o un mal agarre del pezón, posturas inadecuadas, ropa o sujetadores excesivamente ajustados, etc.

La infección, en caso de producirse, suele hacerse a través de los conductos lácteos o, de manera habitual, por grietas en los pezones. Una vez aparecida la infección, suele pensarse que es mejor abandonar la lactancia. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Es importante que no se interrumpa la lactancia, tanto para la madre como para el bebé. Para la madre, puesto que dejar de dar el pecho puede empeorar la situación, puesto que se continúa produciendo leche y ésta sigue acumulándose. Para el bebé, porque prácticamente no hay ningún riesgo de contraer la infección, incluso cuando el pezón supura pus (su sistema inmunológico lo protege, gracias a los anticuerpos recibidos durante la lactancia).

Los síntomas más comunes suelen ser pechos doloridos y de mayor tamaño, calor en el pecho con cierto enrojecimiento, hipersensibilidad del pezón, secreción de pus de color verdoso e, incluso, fiebre y malestar general.

La mastitis, tratada a tiempo, no ofrecerá mayores complicaciones. Suele tratarse con antibióticos inocuos para el lactante, y ocasionalmente puede complicarse de manera más grave produciendo un absceso mamario (formación de pus dentro de los pechos).

Más información en la sección El Embarazo A-Z, un completo glosario de términos relativos al embarazo. Todo lo que necesitas aprender durante tu embarazo. Haz click en el siguiente enlace.

Los comentarios están cerrados.