Cambios Físicos en el Cuerpo de la Mujer durante el Embarazo

El embarazo es un proceso increíble, que conlleva cambios increíbles.

Es increíble que una nueva vida pueda surgir de nuestras células reproductoras, y más increíble es aún el proceso de conversión de esa unión celular en un ser humano.

En otros posts he hablado del embarazo mes a mes, pero desde una perspectiva del feto. Quería escribir un post acerca de la transformación que supone el embarazo, pero desde el punto de vista de la mujer embarazada.

Lo que se ve

  • Uno de los cambios más obvios que te afectarán durante el embarazo lo sufrirán tus pechos. Desde el inicio del embarazo, los pechos empezarán poco a poco a crecer, a hincharse. El cambio de talla de sujetador será una realidad: una alegría para algunas, una pesadilla para otras.
  • El crecimiento en volumen implicará un crecimiento en peso. Probablemente tendrás picores, ligeros pinchazos, el pezón sobresaldrá visiblemente, las aureolas oscurecerán y en ellas aparecerán pequeños bultitos, conocidos como los tubérculos de Montgomery. Por si fuera poco, se marcarán las venas.
  • Otro cambio espectacular lo sufrirá tu figura, y no solo por la aparición de la contundente barriga. Durante el embarazo, y como preparación para soportar el peso (cada vez mayor) del feto, tu tronco se va arqueando poco a poco, los hombros se van echando para atrás y las caderas se acoplarán para dejar paso al bebé en el momento del parto. Es una transformación en toda regla.
  • Aunque podría haberlo incluido en el apartado de las cosas que no se ven, debido a su implicación directa en el aumento del tamaño de la barriga no podía olvidarme del útero. De un peso inicial de 50 gr, un tamaño de 6,5 cm y una capacidad de 2-3ml, el útero pasará a pesar 1,5kg, medir 33 cm y tener una capacidad de 4 ó 5 litros. Impresionante!!!

Lo que no se ve

Como en todo lo relativo al embarazo, lo más espectacular es lo que el ojo humano no puede apreciar a simple vista.

La lista de cambios fisiológicos es interminable. A modo de resumen, ahí van algunos de ellos:

  • La sangre: durante el embarazo el torrente sanguíneo aumenta en 1,5 litros su volumen.
  • El pulso: el aumento de la cantidad de sangre implicará un aumento en la frecuencia cardíaca de unos 10 ó 15 latidos/minuto para poder bombear toda esa cantidad de sangre.
  • La respiración: a veces tendrás ciertas dificultades para respirar, mayores cuanto mayor sea el tamaño del feto y más espacio ocupe en tu interior.
  • La boca: además de un nivel mayor de saliva, tendrás las encías muy sensibles, con facilidad para sangrar. Tienes que vigilar la posible aparición de caries.
  • Las venas: se dilatan, notarás hinchazón de piernas y probablemente hagan su aparición las antiestéticas varices.
  • La tensión: disminuirá al tener los vasos sanguíneos dilatados. Normalmente recuperarás el nivel normal en el tercer trimestre.
  • Estreñimiento: una de las grandes molestias del embarazo, producido por un menor tránsito digestivo. Intenta llevar una dieta rica en fibra.
  • La vejiga: cada vez estará más comprimida, lo cual provocará una necesidad creciente de visitar el cuarto de baño.
  • Las hormonas: cómo olvidar las hormonas. Ellas cuidan de que el embarazo se desarrolle adecuadamente y son las que desencadenan todos los procesos internos.

Post relacionados:

Los comentarios están cerrados.