Diario de una embarazada: agenda detallada

Al pensar en un embarazo, se suele pensar en los cambios que van a producirse durante el mismo. Cambios fisiológicos, sociales, etc. Es un período de 9 meses muy intensos, que pueden generar en la embarazada muchas dudas. ¿Cómo se sabe que el embarazo va bien? ¿Cuántas ecografías me van a hacer? ¿Qué pruebas médicas son necesarias? ¿Tengo un embarazo de riesgo, en qué afecta?

Este artículo está pensado para contestar esas y muchas más preguntas, detallando la agenda médica y diagnóstica que deberá seguir una embarazada: visitas a la matrona, pruebas médicas, ecografías programadas, etc.

Antes del embarazo

Un mes antes de producirse el embarazo, se debe empezar a tomar yodo y ácido fólico. Como es materialmente imposible controlar cuando se va a producir el embarazo, se suele recomendar que, desde el momento en que se empieza a buscarlo, se tomen dichos complementos. Hasta hace poco únicamente se recomendaba el ácido fólico y, como suele ocurrir con estos temas, pudiera cambiar en un futuro cercano. Lo aconsejable es al médico y que él sea quien oriente y recete el producto más adecuado para cada caso.

En esta etapa previa, hay que intentar mantener la calma y no auto-presionarse en exceso buscando el embarazo (ver el artículo de por qué no me quedo embarazada). Con paciencia y tranquilidad, todo es más sencillo.

1er mes de embarazo (semanas 1-4)

  • Se producirá la primera falta y llegarán los síntomas del embarazo. Si no se puede aguantar la incertidumbre, la forma de salir de dudas es hacer un test de embarazo. Da positivo!!! Efectivamente, estás embarazada. Alegrías, lágrimas, sudores, miedos…El abanico de sensaciones es interminable.
  • Llegó el momento de dejar de pensar en uno mismo y comenzar a cuidarse…y a prepararse mentalmente para lo que llega. Dieta sana, vida sana…y ojo a la toxoplasmosis!!!
  • Debes acudir al médico de cabecera. Normalmente deberían confirmar el embarazo encargando una prueba de orina, aunque no todos lo hacen. También te harán análisis sangre y un cultivo de orina para ver si todo está correcto (niveles de glucosa, hierro, si has pasado la toxoplasmosis, VIH, etc.) y te emitirán los volantes necesarios para acudir al ginecólogo y realizarte las ecografías. En Castilla y León la sanidad pública hace 3 ecografías y te mandan las citas de las 3 al mismo tiempo.

2º mes de embarazo (semanas 5-8)

Tienes que pedir una cita para la matrona. Allí te harán un control rutinario, pesándote, tomándote la tensión y rellenando tu cartilla de embarazada.

Tendrás que recoger los resultados de las analíticas que te hicieron el mes pasado. El médico te explicará los valores registrados y te orientará en caso de tener que tomar algún tipo de precaución.

Llega el momento de plantearse cuando anunciar el embarazo. Es una decisión muy personal, aunque nosotros en esta etapa tan temprana sólo lo comentamos a la familia más cercana. Otros ya lo habrán cantado a los cuatro vientos.

3er mes de embarazo (semanas 9-13)

  • Se acerca un momento muy especial: la primera ecografía. Es el momento en el que, sobre todo el hombre, tomamos contacto por primera vez con el bebé (realmente un feto de apenas 5 cm) y eres consciente de que algo vivo se está desarrollando en el vientre materno. El milagro de la vida!!! Os recomiendo que os toméis algo dulce antes de haceros la ecografía, pues estimulará la actividad fetal y lo veréis más activo. Para que la «foto» salga más nítida, no llevéis la vejiga demasiado llena.
  • No solo veréis a vuestro futuro hijo, sino que también lo oiréis. El médico buscará el latido fetal, pero no os asustéis cuando os deis cuenta que late a más del doble de las pulsaciones de un corazón adulto. Es normal, y es simplemente una cuestión de tamaño del corazón. Según vaya creciendo el feto, el latido irá poco a poco disminuyendo su velocidad (aunque siempre será alta).
  • Sorpresa!!! A algunos de vosotros quizás os digan que no hay un latido…sino varios. Dar la bienvenida a futuros gemelos, mellizos, trillizos, etc.
  • La visita al ginecólogo se aprovecha para hacer el triple screening, con el que se intenta cuantificar la probabilidad de aparición del Síndrome de Down o defectos del tubo neural (como la espina bífida).
  • También, en la misma visita, os tomarán de nuevo el peso y la tensión.
  • Después de saber que está todo bien, nosotros pensamos que es el momento de comunicar el embarazo al resto del planeta. La probabilidad de un aborto o existencia de un problema es mucho mayor en el primer trimestre, por lo que ya ha pasado una gran parte (aunque no toda) del riesgo existente en un embarazo.

4º mes de embarazo (semanas 14-18)

El cuarto mes de embarazo es uno de los más anodinos, en cuanto a pruebas médicas se refiere. Si todo va bien, no pasarás por la consulta del médico para nada. Esta situación tiene su parte buena y su parte mala.

Por un lado la embarazada suele sentirse muy bien. Aquellas que tuvieron molestos síntomas de embarazo los habrán superado y estarán disfrutando de su condición de embarazada. La cara de la embarazada se ilumina y se va engordando poco a poco con felicidad.

Por otro lado, sin embargo, la falta de seguimiento médico genera cierta sensación de ansiedad e incertidumbre. ¿Estará desarrollándose bien el bebé? Cada vez queda menos para la segunda ecografía, pero es un momento que parece no llegar nunca.

Sin embargo, sobre la semana 16, una de las cosas más increíbles del embarazo está a punto de suceder. Se empiezan a sentir las primeras pataditas. Al principio es una ligera sensación como de burbujeo en el bajo vientre, como gases. Después se sienten como ligeros toquecitos y, al finalizar el cuarto mes, incluso la pareja puede notarlas simplemente con poner las manos encima de la tripa. Para muchos hombres, el sentir las pataditas supone el momento en el que realmente se dan cuenta de que van a tener un hijo, que algo vivo está creciendo en el vientre materno.

Además, la barriga ha crecido de manera tan ostensible que nadie podrá ocultar su embarazo.

5º mes de embarazo (semanas 19-23)

  • Volvemos a la matrona para otro control rutinario. Más de lo mismo: tomar la tensión, el peso y escuchar el latido fetal.
  • Este mes habrá que pedir volantes para que os hagan la analítica del 2º trimestre. Se efectúan análisis de sangre, de orina y detección de la toxoplasmosis.
  • Llega un momento muy esperado en el embarazo, todo un evento. Por fin vamos a conocer el sexo del futuro bebé. ¿Será niño o niña? En el 5º mes visitaremos al ginecólogo para realizar nuestra segunda ecografía programada. El feto tiene el tamaño suficiente para poder distinguir con claridad sus genitales, salvo que en el momento de la ecografía le de por adoptar posturas que nos dejarán sin respuesta. Tampoco será la primera ni la última vez que el ginecólogo se equivoca al emitir su valoración. ¿Habéis pintado ya la habitación?
  • El movimiento fetal cada vez es más acentuado. Las pataditas comienzan a sentirse por encima del bajo vientre, cada vez con más contundencia. Hasta ahora eran ligeros toquecitos, pero a partir de este mes empezaremos a llamarlas realmente pataditas.

6º mes de embarazo (semanas 24-27)

Con los volantes que solicitasteis el mes anterior, os harán la analítica de un segundo trimestre que toca a su fin. Como comenté el mes anterior, análisis de orina, sangre y, para las que no la hayan pasado, de detección de la toxoplasmosis. También se aprovecha la visita para realizar el Test de O’Sullivan, para detectar la diabetes gestacional.

Toca otra visita rutinaria al ginecólogo. Ya sabéis, tomar la tensión, pesaros y buscar el latido fetal. Dependiendo del médico que os toque y de si tiene un buen día o no, podría haceros una ecografía más en detalle…pero el objetivo principal es encontrar el latido de vuestro futuro bebé para ver que todo evoluciona normalmente.

El final del embarazo comienza poco a poco a vislumbrarse con el inicio de las clases de preparación al parto. Charlas, ejercicios y vídeos explicativos acerca del parto y el cuidado del bebé en sus primeras semanas de vida serán, para las madres primerizas, la primera toma de contacto con aquello llamado maternidad.

El bebé cada vez se mueve más. Las pataditas ya no lo son simplemente, puesto que notaréis movimientos completos del feto en vuestro vientre. Podréis ver el vientre palpitar y abultarse pronunciadamente cuando adopte ciertas posturas (a veces algo molestas de lo tirante que puede llegar a ponerse la piel).

7º mes de embarazo (semanas 28-31)

En este mes tampoco se producen demasiadas novedades. Como ocurría con el cuarto, es un mes bastante anodino en cuanto a pruebas y visitas médicas se refiere.

  • Se visita a la matrona para otro control rutinario de tensión, peso y latido fetal. Salvo que el ginecólogo lo indique, será la última vez que le visitéis para una revisión.
  • Continuaréis con las clases de preparación al parto. Algunas las encontraréis demasiado teóricas, echando de menos algo más de ejercicio físico y simulaciones que os ayuden en el gran momento. Como suele decirse, cada maestrillo tiene su librillo y cada matrona las imparte y orienta de una manera distinta.

Llegado este punto, el embarazo comienza a hacerse algo largo. Ha pasado mucho tiempo, y muy rápidamente, pero parece que nunca se va a acabar. Empezaréis a estar inquietas y algo angustiadas porque llegue el momento definitivo. Tenéis sensaciones físicas que, aun estando dentro de la normalidad, os preocuparán. Cualquier pequeño pinchazo, exceso de flujo o mínimo dolor os pondrán alerta.

Si os hace sentiros más seguras, no dudéis en acudir a un médico de urgencias en cualquier momento. Sobre todo, si dejáis de sentir las pataditas del bebé durante períodos largos de tiempo. Cierto es que, poco a poco, el feto pierde movilidad al ganar tamaño, por lo que es normal que notéis que la frecuencia de movimientos disminuye poco a poco.

8º mes de embarazo (semanas 32-35)

El embarazo entra en su recta final. De hecho, con el aumento de la edad de las mujeres embarazadas cada vez son más numerosos los partos prematuros, por lo que el 8º mes será para algunas el último mes de embarazo.

Por esta razón, la última revisión ginecológica tiene una especial importancia. El control del peso de la embarazada podría aconsejar el inicio de una dieta hasta el final del embarazo para evitar ganar más peso, o moderar el consumo de sal para aliviar unos pies y piernas excesivamente hinchados y disminuir la tensión arterial, etc.

Es el momento de la última ecografía programada. También ésta cobra una especial importancia, pues a estas alturas el feto habrá escogido su posición para el parto (podálico o cefálico). La estimación del peso del feto es asimismo muy importante, pues si éste es bajo es posible que la embarazada deba guardar reposo y, en casos extremos, pudiera incluso aconsejarse un parto programado.

Las clases de preparación al parto también tocan a su fin.

9º mes de embarazo (semanas 36-40)

El embarazo llega a su fin. En este último mes, el futuro bebé tiene que ganar fuerza, peso y tamaño para afrontar el parto y la vida fuera del útero de su madre.

A partir de la semana 37 se realizarán los registros, cuya misión es la monitorización fetal y que permite controlar el latido, contracciones y bienestar general del feto. En estas sesiones, que suelen durar de 30 a 45 minutos, también se aprovecha para realizar una exploración o tacto vaginal.

De la misma manera que ocurre con cualquier operación médica, debido a la utilización de anestesia epidural en el parto o por la realización de una cesárea, se encargará un análisis de sangre para observar parámetros como la coagulación o un posible rechazo de la anestesia.

También se recogerán muestras procedentes de la vagina y ano para analizar una posible infección por estreptococo, que podría contagiarse al bebé en el momento de parto y ocasionarle infecciones de gravedad.

Solamente queda una última visita a los servicios médicos. La asistencia en el parto. El bebé ya está aquí, ahora solo queda disfrutar de él.

Más información:

Los comentarios están cerrados.