Embarazo Ectópico: Causas y Síntomas Habituales

embarazo-AZ

La RAE define ectópico como aquello que se produce fuera del lugar propio. Relacionado con la maternidad, un embarazo ectópico sería aquel que se produce fuera del útero.

En esta situación, ¿puede el embarazo continuar? ¿Es peligroso para la vida de la futura mamá?

En este artículo conocerás la respuesta a estas y otras preguntas acerca de los embarazos ectópicos como, por ejemplo, las causas más comunes que provocan este tipo de embarazos.

¿Cómo se Produce un Embarazo Ectópico?

En un embarazo normal, el espermatozoide fecunda el óvulo. De unión se creará el huevo o zigoto, la primera célula embrionaria.

La fecundación se produce en las trompas de Falopio, y el zigoto se desplaza por ellas hasta llegar y anidar en el útero.

En el caso del embarazo ectópico, sin embargo, este desplazamiento no se produce. Es decir, el zigoto se implanta en las trompas de Falopio. Este es el caso más habitual en este tipo de embarazos.

También puede ocurrir, aunque son casos más extraños, que el embarazo ectópico se produzca en los ovarios, el cuello uterino o, incluso, en el abdomen. De ahí que reciba otros nombres como embarazo abdominal, embarazo tubárico o embarazo cervical.

Inicialmente, el desarrollo de un embarazo ectópico es similar al de un embarazo normal. Por tanto, la mujer experimentará los mismos síntomas y cambios fisiológicos. También dará positivo en las pruebas de embarazo.

¿Es Peligroso el Embarazo Ectópico? ¿Qué debo Hacer?

El embarazo ectópico, al producirse fuera del útero, tiene muy pocas probabilidades de desarrollarse normalmente.

Por norma general, el embarazo ectópico debe finalizarse por métodos quirúrgicos, y en pocos casos puede tratarse con medicamentos.

Además, es una situación peligrosa para la embarazada. De hecho, si no se trata adecuadamente, puede producir hemorragia interna y hacer peligrar la vida de la futura mamá.

El embarazo ectópico se da, aproximadamente, en el 1% de los casos. Afortunadamente, las estadísticas dicen que entre el 50 y 80% de las mujeres que han sufrido un embarazo ectópico, podrán desarrollar embarazos sanos en un futuro.

Tras un embarazo ectópico, los médicos recomiendan no intentar de nuevo un embarazo hasta pasados al menos 3 meses, de manera que el cuerpo pueda recuperarse.

También es muy importante la recuperación emocional. Si has sufrido un embarazo ectópico, no debes tener complejos a la hora de solicitar ayuda psicológica si lo estimas oportuno.

Causas que Pueden Provocar un Embarazo Ectópico

Son múltiples las causas que pueden provocar un embarazo ectópico. Básicamente, todas aquellas que impidan o retrasen el transporte del óvulo fecundado por las trompas de Falopio hasta el útero.

Las más importantes son:

  • Salpingitis crónica: o inflamación de las trompas de Falopio. Aproximadamente la mitad de mujeres con embarazos ectópicos han padecido salpingitis.
  • La ligadura de trompas (esterilización tubárica): en ocasiones una mujer puede quedar embarazada tras someterse a una ligadura de trompas. En estos casos, más del 50% de los embarazos son ectópicos.
  • Defectos congénitos en las trompas, endiometrosis o cicatrizaciones provocadas por infecciones (salpingitis), cirugía o embarazo ectópico anterior.
  • Anticonceptivos mecánicos (tipo DIU) u hormonales, especialmente aquellos que cuentan con estrógenos y progesterona (como la píldora), que pueden hacer más lento el desplazamiento del óvulo fecundado.
  • La píldora del día después se ha relacionado en varias ocasiones con embarazos ectópicos.
  • Las técnicas de reproducción asistida: como la fecundación in-vitro.

Síntomas de un Embarazo Ectópico: Cómo Reconocerlos

  • En algunos casos, se comienza con los síntomas habituales de un embarazo, como náuseas o hipersensibilidad de los pechos. En otros no se tendrán síntomas, con lo que la mujer no se percatará de estar embarazada.
  • Leve sangrado vaginal: aproximadamente una semana después de la falta de menstruación se puede experimentar un sangrado vaginal leve, normalmente de color marrón. En muchos casos se confundirá este sangrado con la menstruación, por lo que es conveniente prestar atención al resto de síntomas.
  • Dolor abdominal: la hemorragia anterior suele venir acompañada de dolor en la parte inferior del abdomen, generalmente focalizada en uno de los lados.
  • Si no se recibe tratamiento, el dolor se volverá más intenso y podría ir acompañado por mareos, náuseas, vómitos o dolor en el hombro.

Si se observan estos síntomas, es conveniente consultar rápidamente al ginecólogo o acudir a urgencias.

Más información en la sección El Embarazo A-Z, un completo glosario de términos relativos al embarazo. Todo lo que necesitas aprender durante tu embarazo. Haz click en el siguiente enlace.

Más información:

Los comentarios están cerrados.