Las pataditas del bebé en el embarazo

Pataditas del bebé en el embarazoSin duda alguna, una de las más increíbles experiencias que pueden disfrutarse en el embarazo, son las pataditas del futuro bebé.

Además, sobre todo para los hombres, establecen un punto de inflexión claro en el embarazo. Por una parte, hasta ese momento los únicos indicios de que el feto se está desarrollando correctamente son, prácticamente, las pruebas médicas. La tripa va creciendo, sí, pero hasta ahora no había nada más.

Por otro lado, las pataditas tienen un efecto tranquilizador, proporcionan seguridad. La seguridad de que el futuro bebé está vivo, que se está moviendo.

Por último, las pataditas tienen un efecto integrador en la pareja. Por fin el hombre comienza a interactuar realmente con el embarazo. Para muchos, el sentir las pataditas, supone el momento en el que realmente se dan cuenta de que van a tener un hijo, que algo vivo está creciendo en el vientre materno.

Evidentemente hay diferencias en cómo lo viven madres y padres. Ellas sienten en su propio vientre el desarrollo del feto. A nosotros nos ha tocado un papel de espectador, activo…pero espectador. Las pataditas nos permiten gozar de cierto protagonismo, y sentir más de cerca el embarazo, sentirlo como algo nuestro también. Desgraciadamente, nunca podremos disfrutar de esa maravillosa sensación como lo hacen las mamás.

¿Cuando se comienzan a sentir?

Evidentemente, la mujer embarazada las notará mucho antes de lo que pueda hacerlo su pareja o cualquier otra persona desde el exterior. Aunque variará en cada caso concreto, dependiendo de múltiples factores, las pataditas suelen empezar a notarse alrededor de la semana 16 de embarazo.

Unas dos semanas después, sobre la semana 18, el feto habrá crecido y adquirido fuerza suficiente para que las patadas pueda notarlas una persona poniendo sus manos en el vientre de la embarazada.

Desde este momento y hasta el final del embarazo, se producirán patadas regularmente. La intensidad de las mismas irá creciendo hasta avanzado el 7º mes. Después, el tamaño del feto comenzará a ser suficientemente grande como para que empiece a tener problemas de movilidad dentro del útero. Las patadas entonces, disminuirán su intensidad.

Independientemente de la intensidad, las patadas tienen que notarse a diario. Si dejaran de sentirse, se recomienda acudir inmediatamente al médico de urgencia para averiguar lo que esté sucediendo. En estos casos, más vale prevenir.

¿Qué se nota?

Inicialmente se tiene una ligera sensación como de burbujeo en el bajo vientre, que pueden confundirse con ligeros gases o movimientos estomacales. Poco a poco, esta sensación cambiará para comenzar a notar ligeros toquecitos, como si alguien tocara muy delicadamente el interior del vientre.

La sensación se irá volviendo cada vez más definida, hasta no haber dudas de lo que está ocurriendo. Pasadas un par de semanas, la pareja podrá notarlas simplemente con poner las manos encima de la tripa.

Que las disfrutéis.

Post relacionados:

Los comentarios están cerrados.