Placenta previa

embarazo-AZ

Se denomina placenta previa a un problema de mala inserción de la placenta, de manera que ésta cubre (completa o parcialmente) el cuello uterino. La placenta se encuentra, entonces, interpuesta entre el feto y la vagina.

La placenta previa se presenta en el 0,5% de los embarazos y es más común en aquellas mujeres con úteros anormalmente desarrollados o presentan embarazos múltiples.

Existen 3 tipos de placenta previa:

  • Marginal: la placenta, aún estando localizada cerca del cuello uterino, no lo bloquea.
  • Parcial: la placenta cubre en parte la abertura del cuello uterino.
  • Completa: la placenta obstruye por completo la abertura cervical.

Riesgos de la placenta previa

El mayor riesgo que corren las mujeres que padezcan placenta previa es que el parto no puede producirse de manera natural, pues la placenta impedirá la salida del bebé por la vagina. Por tanto, se tendrá que practicar una cesárea casi con toda seguridad.

Otro factor a considerar es el riesgo de hemorragia. Durante el trabajo de parto, el cuello uterino sufre contracciones y dilataciones. Los vasos sanguíneos que conectan la placenta con el útero podrían romperse y producir una hemorragia, pudiendo poner en peligro la vida de la madre y el feto.

Precauciones a tomar

Las recomendaciones dependerán de cada caso concreto de placenta previa, la edad gestacional del feto, si ha habido sangrado o no, y los antecedentes de la embarazada. Por norma general, deben tomarse estas precauciones:

  • Evitar mantener relaciones sexuales.
  • Reducir las actividades físicas y guardar reposo.
  • No realizar exploraciones vaginales ni colocar nada en ella.
  • Hospitalizar a la embarazada al finalizar el embarazo para practicar un parto por cesárea.
Más información en la sección El Embarazo A-Z, un completo glosario de términos relativos al embarazo. Todo lo que necesitas aprender durante tu embarazo. Haz click en el siguiente enlace.

Los comentarios están cerrados.