Triple Screening o Triple Test

embarazo-AZ

El Triple Screening o Triple Test es una prueba de sangre que se realiza a la embarazada con el objetivo de detectar posibles alteraciones fetales.

Se realiza al comienzo del 2º trimestre, entre las semanas 14 y 18 de gestación, y es una prueba no invasiva. Es decir, no requiere extraer muestras del útero y, por tanto, es inofensiva. El feto no corre ningún tipo de riesgo.

¿Qué se mide en el Triple Screening?

En el análisis, se busca comparar el valor ciertas proteínas y hormonas con los valores que se consideran normales para la edad gestacional del feto. Con esta comparación, pueden obtenerse pistas que indiquen si es probable o no que el feto sufra algún tipo de alteración. En concreto, se analiza lo siguiente:

  • Alfa-feto-proteína (AFP): es un tipo de proteína cuyo valor, si es alto, podría indicar la existencia de espina bífida u otras alteraciones del tubo neural. Por el contrario, si es bajo, podríamos estar enfrentándonos a casos de síndrome de Down o alteraciones cromosómicas.
  • Gonadotropina Coriónica (HCG): la HCG es una hormona que produce la placenta. Si se encuentra en niveles altos, podría indicarnos que el feto sufre síndrome de Down.
  • Estriol: es una hormona producida conjuntamente por el feto y la placenta. Su nivel disminuye con síndrome de Down.

Fiabilidad del Triple Screening

El Triple Test, al igual que la translucencia nucal, no es una prueba diagnóstica. Esto quiere decir que no es una prueba concluyente, únicamente arroja pistas pero no proporciona ninguna certeza en los resultados. Su fiabilidad es de poco más del 60%.

Al no ser una prueba diagnóstica, tiene falsos positivos (cuando el test da positivo, pero realmente no hay ningún tipo de alteración) y falsos negativos (cuando el test da negativo, pero realmente sí existen alteraciones).

En la tabla siguiente podéis ver la frecuencia de aparición de síndrome de Down según la edad de la madre.

Edad Frecuencia
20 años 1/1231
25 años 1/887
30 años 1/685
35 años 1/274
40 años 1/78
45 años 1/22


Según esta tabla si, por ejemplo, la embarazada tiene 35 años y resultado es de 1/750 significa que existen muy pocas probabilidades de sufrir alteraciones. Si, por el contrario, el resultado fuera de 1/50, se recomendaría practicar una amniocentesis.

La probabilidad de sufrir síndrome de Down y otras alteraciones aumenta de manera significativa con la edad de la madre. Desafortunadamente, la cultura y los hábitos sociales actuales no ayudan, y cada vez retrasamos más en el tiempo la decisión de tener hijos. No debería extrañarnos, por tanto, que los problemas cada vez sean más frecuentes.

Más información en la sección El Embarazo A-Z, un completo glosario de términos relativos al embarazo. Todo lo que necesitas aprender durante tu embarazo. Haz click en el siguiente enlace.

Los comentarios están cerrados.