Síntomas de Parto: Cómo Reconocerlos

Parto

Después de 40 semanas de embarazo llega el momento más deseado, y en algunas ocasiones, el más temido: el parto.

Al menos en la teoría, puesto que algunas embarazadas ya habrán dado a luz (es el caso de los partos prematuros – menos de 37 semanas de gestación -, o aquellos que sin serlo no han llegado a la semana 40), mientras que otras todavía tendrán que esperar algunos días.

Algunos síntomas de parto son ciertamente inequívocos, mientras que otros no lo son tanto y pueden crear cierta confusión en la embarazada.

A continuación detallo los tres síntomas de parto más habituales:

  • Rotura de la bolsa del líquido amniótico: uno de los síntomas inequívocos. De hecho, si rompes la bolsa es recomendable que te dirijas al hospital directamente, sin olvidar antes realizar una comprobación de la coloración del líquido. El líquido amniótico carece de coloración, es decir, es transparente. Una coloración verdosa suele ser indicativo de infección (las cuáles son, en numerosos casos, las causantes de partos prematuros) o de la presencia de meconio (normalmente indicativo de sufrimiento o estrés fetal).
  • Contracciones: éstas pueden llegar a ser un verdadero motivo de despiste para la embarazada, puesto que hay que saber diferenciar entre las contracciones de Braxton-Hicks (conocidas como trabajo de falso parto) de las contracciones de parto (conocidas como trabajo de parto). Incluso tendrás que saber diferenciarlas de ciertos movimientos del feto, que pueden llegar a provocar una gran dureza y tirantez de la tripa. Por norma general, las contracciones de parto son muy regulares (muy periódicas), ocurren aproximadamente cada cinco minutos, con una duración superior al medio minuto y, habitualmente, van acompañadas de dolor.
  • Expulsión del tapón mucoso, un flujo de textura similar a la gelatina y color grisáceo (en ocasiones sanguinolento, pues al desprenderse del cuello del útero pueden romperse algunos capilares) responsable de mantener sellado el cuello del útero durante el embarazo. Por sí sola, la expulsión del tapón no es un síntoma de parto. Sin embargo, si se acompaña de las primeras contracciones periódicas, entonces podrías estar ante el comienzo del mismo.

Y tú, ¿cuáles tuviste? Deja tu comentario y comparte tu experiencia.

Artículos relacionados:

Los comentarios están cerrados.