Donación de semen y óvulos

La donación de semen y óvulos es una de las alternativas con las que cuentan las parejas con dificultades a la hora de concebir. De hecho, la mayoría de parejas con problemas de fertilidad necesitarán recurrir a la donación de gametos (óvulos y espermatozoides), que se utilizarán en técnicas de reproducción asistida como la Fecundación In Vitro y la Inseminación Artificial.

Los gametos donados se almacenan en lo que se conocen como bancos de semen o bancos de óvulos.

La donación de semen es muy conocida, puesto que se lleva utilizando muchos años. Sin embargo, la donación de óvulos es algo relativamente más novedosa y desconocida.

¿Puede donar cualquiera?

No todo el mundo puede ser donante. El perfil habitual, independientemente de si se trata de mujeres u hombres, es el de una persona joven, la mayoría universitarios, con una edad comprendida entre los 18 y 35 años, y que se encuentren en un buen estado tanto físico como psicológico. Además, es importante que el donante no sufra de enfermedades congénitas, genéticas o hereditarias.

Cuando uno se decide a hacerse donante, y se acerca a una clínica especializada, le realizarán una entrevista en detalle con el objetivo de conocer el historial médico del donante y las enfermedades que sufran sus familiares más cercanos (padres, abuelos, hermanos). También se realizarán diferentes análisis en búsqueda de enfermedades como el Sida, Hepatitis, etc.

En España, la donación es voluntaria y anónima y, además, está remunerada. En el caso de los hombres, se paga a una media de 30€ cada vez que se dona y, en el caso de las mujeres, sobre los 600€.

La donación de óvulos

Cuando se busca un donante femenino, lo primero que se hace es buscar una con unos rasgos físicos parecidos a los de la receptora de los óvulos. Una vez identificada, se procede a realizar una estimulación hormonal para sincronizar ambos ciclos menstruales, el de la donante y el de la receptora.

Acto seguido, se procede a la extracción de los óvulos mediante punción ovárica. El proceso se realiza con una fina aguja guiada por ecografía y con anestesia local, por lo que es una técnica indolora.

La donación de óvulos se utiliza normalmente en procesos de Fecundación In Vitro o FIV, donde el óvulo extraído de la donante se insemina con el esperma del padre y, después de un cultivo, se transferirán al útero materno.

La donación de espermatozoides

En el caso de los hombres, la técnica es mucho más sencilla. La donación se realiza mediante masturbación, y el semen suele utilizarse para diferentes pruebas de laboratorio y procesos de Inseminación Artificial, donde el semen del donante se deposita en el útero de la futura madre mediante un simple catéter.

La calidad del semen es un factor muy importante a la hora de su donación, con un REM (Recuento de Espermatozoides Móviles) de 20 millones/mililitro. Un donante puede serlo en múltiples ocasiones, pero el mismo semen no puede utilizarse para más de 4 gestaciones, por los posibles casos de consanguinidad.

Post relacionados:

Los comentarios están cerrados.