Recanalización tubárica

embarazo-AZ

Se trata de un procedimiento quirúrgico (microcirugía) cuyo objetivo es volver a canalizar las trompas de Falopio en mujeres que se han sometido a una ligadura de trompas, de manera que éstas puedan volver a quedarse embarazadas.

Es una operación más complicada que la ligadura de trompas, y puede llegar a durar hasta 2 horas. Además, se aconseja para mujeres de hasta 38 años de edad.

Antes de efectuar la operación, se suele practicar una laparoscopia previa (introducción de un tubo óptico estrecho con cámara incorporada), con el objetivo de determinar si las trompas pueden ser recanalizadas con éxito. Para ello, las puntas de las trompas deben medir más de 6 centímetros. Si las trompas fueron cauterizadas en la ligadura (el método más frecuente, por otra parte), la reversión podría ser irrealizable debido a que la membrana que recubre las trompas podría haber sido dañada durante el proceso.

En caso de no poder efectuarse la recanalización, se recomienda la técnica de la fertilización in-vitro.

Los motivos más habituales por los que una mujer se somete a una operación de este tipo son los divorcios, la pérdida de hijos o el arrepentimiento (debido a su juventud).

Es una técnica con un alto porcentaje de éxito. Aproximadamente el 75% de las mujeres que se han sometido a ella, han podido quedarse embarazadas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que aumenta el riesgo de embarazo ectópico. Por ello, una mujer que resulte embarazada después de someterse a la operación, debería consultar a su médico para confirmar que el embarazo no es ectópico.

Otros nombres que recibe: Anastomosis Tubárica.

Más información en la sección El Embarazo A-Z, un completo glosario de términos relativos al embarazo. Todo lo que necesitas aprender durante tu embarazo. Haz click en el siguiente enlace.

Los comentarios están cerrados.