Técnicas de reproducción asistida: Inseminación artificial

embarazo-AZ

La Inseminación Artificial (IA) y la Fecundación In Vitro (FIV) son dos técnicas de reproducción asistida. Como su nombre indica, la reproducción asistida es un proceso que permite la fertilización, es decir, la unión de las células reproductoras masculinas y femeninas.

En el caso concreto de la Inseminación Artificial, es una técnica sencilla que consiste en depositar espermatozoides en la cavidad uterina mediante una simple cánula (catéter).

Cuando se utiliza

La inseminación artificial está especialmente indicada para los siguientes casos:

  • Hombres: en caso de esterilidad masculina, principalmente cuando existen problemas en la calidad del esperma, obstrucciones que impidan su correcta salida o impotencia sexual.
  • Mujeres: en caso de esterilidad femenina, principalmente aquellos problemas que impidan la correcta circulación de los espermatozoides en su camino hacia las trompas de Falopio, lugar donde normalmente se produciría la fertilización.

Por otra parte, la pareja tiene que cumplir una serie de requisitos mínimos para que la técnica tenga ciertas garantías de éxito:

  • REM (Recuento de Espermatozoides móviles) superior a 5 millones/mililitro.
  • Inexistencia de riesgo de enfermedades como la toxoplasmosis, VIH, Hepatitis B o C.
  • La mujer tiene que tener en perfecto estado, al menos, una de las trompas de Falopio.

Cómo se realiza la inseminación artificial

La inseminación artificial es un proceso muy sencillo que consta de 3 simples pasos:

  1. En primer lugar debe estimularse la ovulación, pues será necesaria para que pueda producirse un embarazo. Sin embargo, esta estimulación debe ser moderada para evitar embarazos múltiples.
  2. Por otra parte, el hombre debe proceder a la recogida del semen, en el típico bote estéril, normalmente mediante masturbación. A continuación, la muestra debe llevarse a un laboratorio especializado en menos de una hora, intentando que no sufra grandes variaciones de temperatura. Una vez en el laboratorio, procederán a la separación de aquellos espermatozoides de mayor calidad. Éstos serán los que utilicen para incrementar las probabilidades de éxito del proceso.
  3. Con el esperma clasificado, se procederá al depósito del semen en la cavidad uterina. El proceso es muy sencillo e indoloro, y se utiliza una simple cánula (catéter).

Un par de semanas más tarde, se puede comprobar si la técnica ha tenido éxito.

Pros y contras de la inseminación artificial

Como toda técnica de reproducción asistida, tiene sus ventajas e inconvenientes.

Ventajas:

  • Es una técnica indolora, por tanto, no necesita de ningún tipo de anestesia.
  • Además, el procedimiento es muy sencillo y, en comparación con otras técnicas, muy poco invasivo.
  • Su sencillez tiene una implicación económica directa, es una técnica de bajo coste.
  • El esperma se deposita directamente en el útero, por lo que no tendrá que atravesar el moco cervical y los espermatozoides podrán llegar con mayor facilidad hasta el óvulo.

Inconvenientes:

  • Pueden producirse embarazos múltiples (entre el 12 y 30% de los casos), siendo más frecuente en mujeres jóvenes.
  • También se incrementa el riesgo de sufrir un embarazo ectópico hasta un 4%.
  • Aunque la probabilidad es baja, pueden sufrirse infecciones o desarrollar alergias a los componentes químicos con los que se trata el semen.
  • En un 20% de los casos pueden producirse abortos naturales, normalmente en las primeras semanas del embarazo.

El éxito de la técnica, aunque depende de muchos factores, es notable. Si en un embarazo normal la probabilidad es del 20 o 30% por cada ciclo ovulatorio, en el caso de la inseminación artificial es de un 14%, para mujeres menores de 35 años. Evidentemente, a mayor edad menor probabilidad de éxito: 4% por ciclo para mayores de 35 años, y 0,5% por ciclo para mayores de 40 años.

Esta técnica suele utilizarse durante 4 ciclos ovulatorios. Si pasados estos 4 ciclos no se ha conseguido el embarazo, se recomienda probar otro tipo de técnicas más complejas, como la Fecundación In Vitro (FIV). Sin embargo, la tasa de éxito para esos 4 ciclos ovulatorios es alta, del orden del 45%.

Fuente: reproduccionasistida.org

Más información en la sección El Embarazo A-Z, un completo glosario de términos relativos al embarazo. Todo lo que necesitas aprender durante tu embarazo. Haz click en el siguiente enlace.

Los comentarios están cerrados.